El indicador es el más bajo desde que la oficina europea de estadística comenzó a recopilar la serie en abril de 1998.

La tasa de paro de la zona euro bajó ligeramente en julio, hasta el 6,6% de la población activa (-0,1 puntos respecto a junio) y se sitúa en el nivel más bajo de la historia, según los datos publicados el jueves por Eurostat. El indicador es el más bajo desde que la oficina europea de estadística comenzó a recopilar la serie en abril de 1998. La cifra del 6,6% ya se había alcanzado en abril, mayo y junio, pero Eurostat revisó al alza su estimación hasta el 6,7% para esos tres meses. En el conjunto de la Unión Europea, la tasa de desempleo también bajó 0,1 puntos porcentuales en julio, hasta el 6%.

El mercado laboral sigue beneficiándose del fuerte repunte de la economía europea que se inició en la primavera de 2021, tras la recesión relacionada con la pandemia de Covid-19. La guerra en Ucrania, que ha frenado fuertemente la actividad, ensombrece las perspectivas para los próximos meses. Pero las consecuencias de este deterioro aún no son visibles en las cifras de empleo. El 14 de julio, la Comisión Europea rebajó sus previsiones de crecimiento de la zona euro para 2022 y 2023 al 2,6% y 1,4% respectivamente, frente al 2,7% y 2,3% previstos anteriormente. La actividad del sector privado se contrajo en agosto por segundo mes consecutivo, según el PMI compuesto de S&P Global. La inflación alcanzó un nuevo récord en agosto, con un 9,1% interanual.

Casi 13 millones de personas sin trabajo
Sin embargo, la reducción del desempleo es evidente a lo largo del año. La tasa de desempleo en la zona euro ha bajado un punto porcentual con respecto a julio. La mejora fue aún más marcada entre los jóvenes. La tasa de desempleo de los menores de 25 años se redujo en 2,1 puntos porcentuales durante el mismo periodo.